Deducción o Desgravación de una Aportación

El crowdfunding no tiene, de momento, ninguna fiscalidad especial y hay que considerarlo en general como un intercambio comercial entre el autor/a y la gente que hace las aportaciones. Es decir que, en general, se trata de una compraventa del producto, servicio o experiencia que el autor/a ofrece a cambio de la aportación monetaria correspondiente.

Deducción

Así pues, en general, si el mecenas es una persona física que no tiene la condición de empresaria o profesional, la aportación no podrá deducirse.

En todo caso, siempre que las aportaciones las realice una persona jurídica o una persona física que tenga la condición de empresaria o profesional, y se realicen en el desarrollo de su actividad económica, éstas pueden tener la consideración de gasto fiscalmente deducible en el impuesto sobre sociedades o en el impuesto sobre la renta de las personas físicas, respectivamente.

Desgravación

En general, las aportaciones a un proyecto no serán desgravables

Puede haber casos particulares en los que, en función de la naturaleza jurídica del impulsor del proyecto (si es una entidad o asociación sin ánimo de lucro...) y de las recompensas que ofrezca, los impulsores del proyecto pueden ofrecer desgravaciones a los mecenas por sus aportaciones. Pero son casos particulares, y en cualquier caso, la desgravación dependerá de la naturaleza jurídica del impulsor de la campaña y receptor del dinero y no tiene que ver con que sea una aportación realizada a una campaña de crowdfunding.

¿Todavía Necesitas Ayuda? Contacta con Nosotros Contacta con Nosotros